Monday, October 27, 2008

¿Por qué es tan importante este capítulo?

La respuesta de esta pregunta es obvia al leer el primer párrafo: la Inquisición. La época en que está escrito el libro fue durante la inquisición española, cuando la iglesia y el poder del estado trabajaban juntos para inquirir los “heréticos” y quitarlos de la sociedad (o por lo menos castigarlos). No os ofendáis, queridos católicos, pero la verdad es que había muchos con mucho que temer: los protestantes, los judíos, los moros, los ateos, los que no eran católicos. Durante este tiempo, entre los que tenían que temer la sentencia de los católicos eran los libros también. Los libros que no satisfacían ciertos requisitos de la iglesia/el gobierno eran tirados al fuego.

Otra vez, la iglesia católica (antigua) me confunde mucho. Los curas de ese tiempo no se dieron cuenta de que, para investigar la “santidad” de los libros, fueron ellos quienes tenían que leer los libros. No me extrañaría que, al “investigar”, hubiese curas que descubrieron su afición por literatura maravillosa que luego tenían que condenar. Tal vez hubiera más curas que habían leído literatura condenada que la gente normal. Me da mucha pena pensar que la literatura bellísima fuera algo ocultado de los demás por temor de una iglesia hipócrita.

Tuesday, October 21, 2008

Don Quijote versus Sir Lancelot

A don Quijote, le gustaría pensar que no es tan distinto a Sir Lancelot. Pero, la verdad es que el Sir Lancelot recibió su posición en la sociedad al nacer y su fama por sus acciones valientes de caballería. Don Quijote, al otro lado, recibió su posición como caballero al volverse loco por leer demasiados libros de caballería.

No sé mucho de Sir Lancelot, pero me imagino que era valiente, amable, y bastante guapo. Me imagino que su armadura brillaba bajo el sol, evidencia del buen trabajo del herrero. Todos los demás le respetaban, le valoraban, y tal vez hubiera otros que le temían.

Pero, a nuestro pobre don Quijote, nadie le respetaba, le valoraba, y no habría nadie que le temiera. Ni nadie lo conocería. Era un pobre desconocido con sueños imposibles de convertirse en un verdadero caballero. Se vestía con su armadura cutre (que se encontró en un rincón del armario viejo de sus bisabuelos) y montaba a su caballo, Rocinante, buscando aventuras que solo podía leer en sus libros.

Monday, October 20, 2008

¿Quién es Don Quijote?

Después de ocho años de clases de español, leo por primera vez la obra más famosa de la literatura española: Don Quijote. Don Quijote me hace mucha gracia. La verdad es que todos estamos locos hasta cierto punto. Si lo niegas, creo que estás aun más loco. Pero, por las restricciones de la sociedad y sus expectativas, controlamos nuestra locura para funcionar en el mundo en que vivimos.
Quiero sugerir que Don Quijote vive la vida que ojala pudiéramos vivir. “¿Cómo?!” me preguntas. Si, él es desilusionado. Es raro. Está completamente loco. Pero sigue los sueños que la sociedad (por su estructura) le niegue. “Don Quijote” no es nadie de importancia, pero por su locura se convierte en el valiente don Quijote de la Mancha.
¿Nunca te has dicho, “Ojalá pudiera ser __________ ” pero las restricciones de la sociedad te prohibía?
Cuándo era niña, quería ser una princesa. Claro, que nunca me voy a convertir en princesa por razones de las estructuras de la realeza. Pero si tuviera la locura profunda de Don Quijote de la Mancha, tal vez intentaría convertirme en una princesa real, con deberes verdaderos de las princesas como visitar a otros castillos y enamorarme de un príncipe. En este sentido, Don Quijote de la Mancha me ilusiona estar un poco más loca.

Wednesday, October 15, 2008

Mi caballero ideal

A mí me parece un poco tonto cuando las mujeres expresan sus deseos de encontrar un hombre que probablemente no exista. Los hombres fallan. Yo cometo errores. Todos cometen errores. Y si algún día me case, me voy a casar con alguien que falla. Es inevitable. Por eso, es necesario que este hombre conozca el amor de “agape.”

No nací con una buena tendencia de amar. Tengo la tendencia de ser muy egoísta, no tengo mucha paciencia, y lo encuentro dificilísimo perdonar a los que me han hecho sufrir. Pero conozco un Amor que es al revés: se ha ofrecido su vida por mí, ama sin expectativas, tiene paciencia que nunca se acaba, y me ha perdonado millones veces más que me merezco. Nunca me va a dejar de perdonar. El amor de “agape” no ama porque alguien se lo merece; el “agape” le hace digno por su poder. El amor de “agape” no ama a alguien porque es guapo; el “agape” le convierte guapo por sí mismo. Estoy aprendiendo este amor profundísimo de Dios, y espero encontrarme con un hombre que lo conozca también.

No es necesario casarnos. Pero creo que dos personas, tan enamorados de y dedicados a Dios por su amor de “agape”, pueden hacer una pareja que juntos son mejores que cuando estaban solos: “La cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente.”

Monday, October 13, 2008

Los sin techo

Si vives en una casa y cada noche no tienes que pensar en, “¿Dónde me voy a dormir esta noche?” es muy fácil olvidar a los demás. Los que tienen menos suerte. Los con una fortuna menos cómoda. Los sin techo.

Pero cuando les echamos unos minutos de pensamiento, ¿que descubrimos de sus vidas? ¿Se han encontrado en su “fortuna” por sus propias acciones? O, ¿son los resultados de unos sucesos muy desafortunados e incontrolables? Por ejemplo, el Lazarillo de Tormes se encuentra como uno de “los sin techo” por lo que parece ser mala suerte.

El pobre Lazarillo no recibe ningún socorro de los “religiosos” con quien se encuentra. Estoy segura de que el autor representó los curas y frailes así porque había gente “religiosa” que hacía exactamente eso: no ayudaban a los sin techo. Lo que me extraña es que lo que representan los curas y frailes es Jesucristo, pero se comportan como si no supieran ni nada de lo que enseñaba. A los religiosos de su época, o a los fariseos, dijo, “¡Ay de vosotros, maestros de la ley y fariseos, sois como sepulcros blanqueados. Por fuera lucen hermosos pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de podredumbre.” Creo que si Lazarillo pudiera haberse encontrado con Jesucristo, le habría dado pan y agua en vez de un golpe en la cabeza. Después de todo, Jesucristo era un “sin techo” también.

Friday, October 10, 2008

Fall Break

Me hace mucha ilusión saber que la semana que viene trae consigo el “Fall Break”. Lo necesito muchísimo, porque creo que el estrés de las clases me ha destruido la salud y he estado enferma hace tres o cuatro días. Tal vez el descanso me obligará a mejorarme (aunque he intentado mejorarme antes y no funcionó, obviamente). ¿Es posible que haya otra manera de ponernos buenos en vez de las drogas recetadas? ¿Qué pasaría si en vez de recetar la quimioterapia a los pacientes de cáncer, recetaran un viaje a la isla de Fiji? ¿Sería más efectivo recetar un régimen de pícnica y sol en vez de Zoloft a los que tienen depresión? Y, en mi caso, ¿un descanso de tres días, llenos de diversión y completamente vacíos de lo universitario, en vez de los antibióticos? Creo que hay validez en la teoría.

Por eso estoy muy emocionada de poder descansarme un poquito de la “vida real.”

Monday, October 6, 2008

La lluvia

Estoy sentada aquí, enfrente del portátil sin muchas ganas de hacer nada. Eso es lo que me hace sentir la lluvia. La lluvia absolutamente me convierte en vago. Quiero meterme en la cama blandita, escuchar a la música natural del trueno y el agua cayendo en el techo, y alejarme del estrés del día cotidiano. Mi afición por la lluvia tiene que ver con mi afición por estar perezosa. Me encanta hacer el vago. Claro que soy diligente con mis estudios y tal, pero cuando tengo la oportunidad de no hacer nada, hago el vago con todos mis esfuerzos. Entonces, un día lluvioso me permite echar una siesta de dos horas. Me permite ver tres películas en seguida. Me permite escuchar a la música con el propósito de escuchar a la música. Y todo sin sentirme culpable, sino libre.

Además, hay algo muy hermoso (y romántico por cierto) de la lluvia. Piénsalo. Los besos más románticos y dramáticos en las películas ocurren durante una tormenta. Pero, ¿qué de la lluvia es tan romántico? Tal vez vemos la hermosura en la idea de que la tormenta viene antes del sol. La lluvia, aún con sus cielos grises, nos ofrece esperanza de un día hermoso.

Por eso, me encanta la lluvia, que me llena de sentimientos de libertad, el romance, y la esperanza.

Wednesday, October 1, 2008

La Fortuna

Si he entendido bien en clase, “La fortuna” es la idea medieval que explica que nuestra situación en la vida es dado de Dios. Si naces de padres granjeros, eres granjero. Si eres el hijo del rey, eres un príncipe y serás el rey también. Hasta cierto punto, creo que la ideología de “la fortuna” tiene influencias en nuestra sociedad. Aunque el “sueño americano” nos dice que podemos hacer cualquier cosa con nuestras vidas, ¿es verdad realmente? Es muy difícil creer que yo, siendo una chica de la clase media, subiré a la clase más alta en los Estados Unidos (…no quiero esa fortuna, pero bueno). La ideología del “techo de cristal” nos dice que el sueño americano tal vez anuncie lo que no puede ofrecer. Es publicidad falsa. “¡Ven a los estados unidos y ganarás millones de dólares como los otros americanos riquísimos!” les decimos a los extranjeros. Por eso, millones de extranjeros vienen para ganar los millones, que muchos no encuentran. En ese sentido, “la fortuna” todavía existe en nuestra sociedad. Creo que debemos hacer lo mejor con lo que Dios nos ha dado; pero creo que antes de juzgar a las ideologías medievales, debemos compararlas con las nuestras (que, desafortunadamente, no son tan distintas).